DiarioSanDiego.com
Suscríbete
Clasificados
Anúnciate
Edición Impresa
Media Kit

Sguenos en Share
Columnistas
Buscar artculos:          
 
  Sin Fronteras
Desgracias ¿naturales?
Mie Sep 29 2010 23:53:15

Twitter: jacalless

Una nueva tragedia sacudió a México el martes por la madrugada. Por ablandamientos producidos por las lluvias pertinaces de los últimos días, un cerro en Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca, se desgajó y un alud sepultó algunas viviendas a su alrededor.

Las informaciones sobre las consecuencias del deslave fueron contradictorias a lo largo del día. En los noticieros televisivos matutinos se informó que el número de víctimas podía acercarse a mil, en virtud de que todo parecía indicar que el pueblo completo había quedado aplastado. El hecho acababa de ocurrir y el acceso al lugar no era fácil. De manera que las noticias negativas se fundamentaban sobre especulaciones y no sobre evidencias concretas.

Por la noche, sin embargo, la información era diferente. El secretario de Gobernación, Francisco Blake, anunció desde la capital del país que sólo dos de las cuatro casas aledañas al cerro habían sido aplastadas y que no había confirmación de víctimas fatales, aun cuando sí certeza de desapariciones. Once personas, ocho de los cuáles serían niños, se encontrarían presumiblemente enterrados bajo el lodo.

Indudablemente, las noticias resultaron menos graves que lo que las primeras versiones habían hecho temer. Sin embargo, no hay nada que celebrar. Difícilmente alguna de esas once personas desaparecidas será hallada con vida.

La noticia causó tristeza entre la población, pero no sorpresa. Hoy día, todos los mexicanos estamos acostumbrados a recibir información sobre desastres y tragedias.

No hace muchos días el presidente Calderón hizo ver que el año corriente pasará a los anales de la historia por ser el que más precipitaciones pluviales ha registrado en muchísimo tiempo. No mentía pero es obvio que su intención era dejar en claro que las desgracias son resultados de fenómenos naturales. No hay razón para responsabilizar al gobierno.

La lógica parece impecable, pero no lo es. Los gobiernos si tienen responsabilidad. Ciertamente, los seres humanos no tenemos capacidad para controlar los fenómenos naturales. Pero sobre lo que sí tenemos control es sobre los lugares en los que establecemos nuestros asentamientos y la forma en la que los construimos.

En los últimos años, México ha sido afectado severamente por las lluvias. Cada año, por esta época, la precipitación desborda ríos y arrasa con las vidas de muchos seres humanos, con sus viviendas y pertenencias. Efectos del calentamiento global, no hay duda. Sin embargo, la afectación a poblados y ciudades es resultado de la mala planeación con la que se han hecho los asentamientos y se han creado obras de infraestructura en las últimas décadas. Zonas que son inhabitables, han sido ocupadas. Áreas que naturalmente sirvieron de vasos acuíferos, han recibido otros usos y las aguas que allí reposaban durante las épocas de lluvia ahora irrumpen en casas habitación que nunca deberían haberse erigido. No es necesario decir que prácticas de corrupción e intereses de pequeños grupos allegados a funcionarios de todos niveles son las verdaderas causas de estas desgracias.

Pero no es lo único. A pesar de que es claro que los ciclos naturales se han transformado, la planeación gubernamental, a todos los niveles, continúa realizándose con los criterios propios de la era previa al cambio climático. Nada se ha hecho por evitar nuevas inundaciones y por retener los millones de metros cúbicos que se dejan correr hacia donde no deben.

El desinterés por modificar las prácticas de planeación no sólo crea condiciones para que anualmente miles de mexicanos mueran y otros queden desamparados. También obliga a desviar grandes sumas de recursos a ayudar a damnificados y a reconstruir lo destruido. México no está para darse esos lujos.

Debemos empezar, ya, a ver el futuro con ojos diferentes.



 
0 Opiniones de parte de nuestros lectores Opinión Opinar

Envíanos tu Opinión
Todos los campos son obligatorios. Tu dirección de correo no será visible en el sitio.
 
Nombre:
Correo Electrónico:
Comentario:
Por favor inserte el código de verificación:
Calificación:          


 
 
Envía esta PáaginaEnvíar esta Página
ImprimirImprimir
ImprimirAgrandar Texto
ImprimirAchicar Texto
Página AnteriorPágina Anterior
OpiniónOpiniones
Share
Votos:
Rating: No votado aún. S el primero en votar por este artculo.
Hits: Este artculo ha sido visto 135 veces.

 
 
     
diariosandiego.com
Copyright . All rights reserved.